Leyendas Urbanas: El Clavo

COMPARTIR:

Ante la demora excesiva, el grupo decidió ir a la búsqueda de Fermín. Entraron en el cementerio y buscaron entre las lápidas. Quedaron horrorizados...

La cita se formalizó: ¡A las doce en las afueras del pueblo! Los cuatro amigos habían decidido que esa noche, precisamente ésa, fuera la elegida. ¡Por fin iban a demostrarse unos a otros el valor del que en tantas ocasiones habían pavoneado! 


E1 cielo amenazaba lluvia, y los rayos, como azotes eléctricos, conseguían que el cielo se iluminara a cada instante con destellos metálicos. Todo el pueblo estaba en tinieblas. La central eléctrica había sufrido una inoportuna avería. En ocasiones similares, el fluido eléctrico se había interrumpido durante horas. Se trataba, pues, de la situación perfecta. La noche presentaba su peor cara. Enfundados en sus prendas de abrigo, los amigos iban apareciendo en el sitio acordado. Cada uno trajo el objeto exigido: un martillo y un clavo con una muesca personalizada que lo distinguiera de los demás. 

Para demostrar su valentía, nada mejor que, en medio de la noche, saltar la tapia del cementerio y como prueba de hombría, incrustar el clavo en una de las muchas sepulturas. 

¡Venga! ¡Comencemos de una vez! ¿Quién se atreve a ser el primero? 

 ¡Yo mismo! Alberto se levantó las solapas de su abrigo, apretó con determinación los puños dentro de sus bolsillos y se encaminó hacia el cementerio. 

Pasó el tiempo. Los que aguardaban estimaron que su compañero tardaba demasiado. Alberto apareció de entre las sombras asegurando haber cumplido con la misión encomendada. Fernando fue el siguiente, y Jesús el tercero. Ya sólo quedaba Fermín, el más pequeño, con el que siempre se metían, y al que a cada momento le recordaban lo cobarde que era. Fue el que más dudó. 

Chicos... esto... creo que me voy a casa... ¡Como mis padres descubran que me he escapado me la voy a cargar! 

Sí, claro, ¡venga, cobarde!, ¡a saltar esa tapia! le increparon los demás. 

Fermín fue consciente de pronto de que esa noche no valdrían las excusas. Resignado, se encaminó hacia el cementerio. E1 silencio era espeluznante. Sólo el aullido del viento podía romperlo, o los truenos entrecortados a lo lejos, que hacían a su vez retumbar la tierra. Con mucho esfuerzo consiguió saltar la tapia. El espectáculo que se encontró en el interior era aterrador. Cada fogonazo de los rayos recortaba la silueta de las tumbas. En cuestión de segundos todo se iluminaba para enseguida dejar paso a la total oscuridad. Fermín sintió que sus rodillas temblaban mientras se dirigía hacia una de las tumbas para realizar su cometido. Se sentó en una de las lápidas, el frío de la losa le penetró instantáneamente hasta los huesos. Sacó el martillo aterrorizado. La mano temblorosa y poco arme hizo que el clavo se le cayera al suelo. A oscuras, Fermín comenzó a palpar el terreno para encontrarlo, pero de repente emitió un feroz alarido. Creía haber tocado algo parecido a un esqueleto humano. El resplandor de un rayo le acercó la realidad: sólo eran las raíces de un árbol sobresaliendo de la tierra. Al siguiente destello, lo localizó. Se sentó nuevamente sobre la tumba. Su respiración se hizo más pesada, y los latidos de su corazón se tomaron incontrolables. Volvió a intentarlo... 

¿No está tardando mucho? comentó Alberto. ¡No teníamos que haber obligado a Fermín! Hubiese sido mejor que no hiciera la prueba, ya sabes lo cobarde que es. 

Sí, será todo lo gallina que tú quieras, contestó Fernando defendiendo al pequeño,  pero también él ha saltado la tapia y está dentro del cementerio. 

Ante la demora excesiva, el grupo decidió ir a la búsqueda de Fermín. Entraron en el cementerio y buscaron entre las lápidas. Quedaron horrorizados al hallarlo tendido junto a una de las tumbas con un trozo de su abrigo clavado al mármol de la sepultura. La expresión de su cara no dejaba lugar a dudas: había sufrido una muerte angustiosa, hasta su pelo se había cubierto de canas. 

E1 forense confirmó que la muerte del chico se produjo por los efectos letales de un paro cardiaco, sobrevenido después de una violenta crisis de pánico y ansiedad. Seguramente Fermín pensó que algún difunto le agarraba del abrigo para llevárselo con él al más allá, como pago por su osadía. En el caso de que fuera así, desde luego que lo había conseguido. 


¿Te gustan las Leyendas Urbanas? Entonces no olvides descargar (y compartir con tus amigos) Misteriosa Realidad desde Apple Store y Google Play

COMENTARIOS

Nombre

¿Sabías que?,24,Audios,23,Ciencia y Tecnología,33,Cine Recomendado,95,Cuentos y Relatos,67,Leyendas,52,Lugares,118,Lugares y Leyendas,170,Mini tutoriales,3,Misterios,133,Posts con Video,45,Sabías que,14,Series de TV,21,Terror,29,Universo,22,
ltr
item
Misteriosa Realidad: Leyendas Urbanas: El Clavo
Leyendas Urbanas: El Clavo
Ante la demora excesiva, el grupo decidió ir a la búsqueda de Fermín. Entraron en el cementerio y buscaron entre las lápidas. Quedaron horrorizados...
https://2.bp.blogspot.com/-A3Q_PCCQUs4/WNLv6nWBWmI/AAAAAAAAEsY/a6oxvU7wzu0IACMDC9g_OCdLVusIg9D8ACLcB/s640/leyendas%2Burbanas.jpg
https://2.bp.blogspot.com/-A3Q_PCCQUs4/WNLv6nWBWmI/AAAAAAAAEsY/a6oxvU7wzu0IACMDC9g_OCdLVusIg9D8ACLcB/s72-c/leyendas%2Burbanas.jpg
Misteriosa Realidad
http://www.misteriosarealidad.com/2017/03/leyendas-urbanas-el-clavo.html
http://www.misteriosarealidad.com/
http://www.misteriosarealidad.com/
http://www.misteriosarealidad.com/2017/03/leyendas-urbanas-el-clavo.html
true
6494325571259463453
UTF-8
Mostrar todos los Artículos No hay resultados VER TODO Leer Más Responder Cancelar Responder Eliminar Por Home PÁGINAS ARTÍCULOS Mostrar Todo TE PUEDE INTERESAR CATEGORÍA ARCHIVO SEARCH TODOS LOS ARTÍCULOS No hay resultados que mostrar Atrás Home Domingo Lunes Martes Miércoles Jueves Viernes Sábado Dom Lun Mar Mie Jue Vie Sab Enero Febrero Marzo Abril May Junio Julio Agosto Septiembre Octubre Noviembre Diciembre Ene Feb Mar Abr May Jun Jul Ago Sep Oct Nov Dic justo ahora 1 minuto atrás $$1$$ minutes ago 1 hora atrás $$1$$ hours ago Ayer $$1$$ days ago $$1$$ weeks ago más de 5 semanas atrás Seguidores Seguir ESTE CONTENIDO ES PREMIUM Compartir para desbloquear Copiar todo el código Seleccionar todo el código Todos los códigos se copiaron al portapapeles No se pueden copiar los códigos / textos, presiones [CTRL]+[C] (or CMD+C en Mac) para copiar